FELCC-ORURO

FELCC-ORURO
Cnl. DESP. Wenceslao Zea O'phelan Plaza DIRECTOR DPTAL. DE LA FELCC-ORURO

martes, 26 de enero de 2010

POLICIA BOLIVIANA


La Policía boliviana reconoció el martes al coronel Oscar Nina Fernández como su Comandante General en un acto realizado en la Academia Nacional de Policías (ANAPOL), con la presencia del Alto Mando Policial y todas las unidades policiales emplazadas en La Paz.

"Esta es una fecha muy importante en los procesos históricos institucionales. En esta ocasión para reconocer al Comandante General de la Policía boliviana que, por disposición del gobierno del Estado Plurinacional, ha recaído en esta persona, este su compañero, su hermano, su amigo y su camarada que hoy tiene la dicha y el orgullo de iniciar una etapa histórica dentro de la institución", dijo el Cnl. Nina en su discurso.

A su juicio, la policía boliviana tiene el compromiso de iniciar una etapa crucial para construir una institución solida, respetada, disciplinada y querida por su pueblo, además de plasmar las buenas intenciones para recuperar su prestigio como entidad del orden.

Precisó que se debe producir un cambio institucional de acuerdo a la coyuntura sociopolítica que vive el país para construir un Estado Plurinacional justo, soberano, libre y digno, además de "erradicar de nuestra mente todas aquellas acciones, todos aquellos malos pensamientos, que los único que hace es empujar a nuestra institución a un abismo sin fondo".

El Comandante General de la policía exhortó a los policías a reflexionar profundamente sobre su compromiso con la patria para defenderla y protegerla.

"Nuestra mística debe acrecentar, debemos ir de la mano de nuestros conciudadanos manifestando de forma abierta con el corazón en la mano. Somos servidores públicos y que estamos a su servicio integro y que nos hemos forjado en este crisol de la nacionalidad para privilegiar su vida y el bienestar de nuestros hermanos bolivianos", subrayó el nuevo Comandante de la Policía boliviana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada